Hacer un dispensador de pajitas con un bote de pringles.

Hoy vamos a convertir un tubo de patatas de cartón (de Pringles, por ejemplo) en un divertido dispensador de pajitas. Es una manualidad que podemos hacer con los más pequeños en esos días de lluvia que los pobres están aburridos en casa porque no pueden salir al parque a jugar.

Materiales:

1 Tubo tamaño grande de cartón de patatas con tapa de plástico.

Cúter/ tijeras de punta

Pintura acrílica y pincel.

Recortes de dibujos o pegatinas.

Cola blanca

Un pincel viejo.
Pasos a seguir:

1 Limpiamos muy bien el bote por dentro y por fuera con un trapo.

2 Con las pinturas vamos dando el color que más nos gusta.

3 Cuando la pintura este bien seca, comenzamos a colocar los recortes o las pegatinas.

4 Damos una mano de cola blanca a todo el bote para proteger la pintura y las pegatinas o recortes.

5 Con el cúter, hacemos dos cortes en forma de cruz en el centro de la tapa.

6 Introducimos la punta del cúter y comenzamos a girarlo de tal manera que se vaya quitando cortes que hemos hecho antes, quedando un agujero que iremos agrandando hasta que nos quede un poquito más grande que el diámetro de las pajitas para que salgan bien. Si lo preferís, podes hacer los cortes con el cúter y después con la punta de la tijera ir recortando el agujero hasta el tamaño que necesitemos.

7 Metemos nuestras pajitas en el tubo, cerramos la tapa y listo. Ya tenemos un dispensador de pajitas.
Espero que os haya gustado y recordad que el limite lo pone vuestra imaginación!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 3 =